lunes, 23 de enero de 2017

SOPLAN VIENTOS DE CAMBIO

Queridos y estimados lectores de 10 Pulgadas, os saludo.
Esta entrada no tendrá fotografías, no será estéticamente "resultona", incluso sospecho que será hasta triste o poco agradable. Polémica para alguno de mis amigos.
Bien sabéis, los que tenéis la amabilidad de pasaros por aquí de vez en cuando a leer, que acabo de vender una de las dos Vespas que poseía. La "vieja" DN. No voy a contar nada más sobre ella que no hubiese contado ya. Hace unos días estuve con su nuevo propietario para firmar el contrato de compra-venta y darle el último repuesto nuevo que encontré por casa- un flotador del carburador SI 24- y me comentó que la tenía en un taller, el del buen Gerardo Celaya (Dimaxe Brico), para una puesta a punto general. Él sabe lo que compró y el estado en que la compró. Primero, porque en el anuncio que publiqué especificaba muy claramente su estado y, segundo, porque pudo probarla libremente y la estuvo examinando detenidamente. Por ese lado no ha habido ninguna queja. Si hay algún problema oculto ni él ni yo somos ni hemos sido conscientes de ello. Pero no van por ahí los tiros de esta entrada.
Me he quedado solamente con la GTS 300. A priori, una "máquina" moderna, más segura, con una tecnología muy superior, más económica- de consumo de combustible- con más prestaciones...pero también con más problemas. Por lo menos la mía.
Antes de nada y en contra de lo que piensan los más "puristas", es una Vespa. Es tan Vespa cómo una "de las de toda la vida". Ya he dicho muchísimas veces y no me cansaré de repetirlo, que si D'Ascanio- el genial diseñador de la Vespa- hubiese dispuesto de más medios, Europa no se encontrase en la calamitosa situación en que se encontraba después de la II Guerra Mundial o la hubiese diseñado hoy en día, sería muy parecida a estas GTS. A D'Ascanio no le gustaban las "motos" (eso lo sabe cualquiera que leyese algo sobre la historia de la Vespa), por eso diseñó un escúter. Y no lo hizo con cambio automático porque era más caro de fabricar y mantener. Y no lo hizo con motor de 4T porque era más caro de fabricar y de mantener. Y no la diseñó con neumáticos sin cámara, sencillamente porque no los había...¿sigo?. Una GTS, "puristas"-muchos de "salón y terraza"- es una Vespa.
El problema es que hoy, Piaggio-Vespa, ha olvidado una de las premisas fundamentales que Enrico Piaggio impuso a, entre otros, D'Ascanio: una máquina fiable.
Hoy, no solamente Piaggio-Vespa, se ha olvidado de esa cualidad en sus productos. Me es difícil y a la gran mayoría también, encontrar una marca con un índice de fiabilidad- sea el producto que sea- alto, que satisfaga completamente a su propietario y que la fiabilidad de su, en este caso, vehículo, pase a ser la última de sus preocupaciones. Sí, ya sé que habrá muchos que piensen que su Honda, que su Kawasaki, su BMW, su Vespa, nunca les ha dado problemas. Seguro que sí. Ahora bien, tarde o temprano sucederá. Esto ha sido siempre así, no es nada nuevo. Hace 20 años las motos también se averiaban, faltaría más. Pero lo de ahora es, siempre bajo mi humilde opinión, algo entre sangrante y preocupante.
Sangrante por el desembolso económico ya no solamente de una reparación ( pagar, por ejemplo, 700,00 € por cambiar una culata de una Vespa GTS, me parece una auténtica barbaridad) sino, simplemente, de una operación de mantenimiento programado. Se piden y se pagan auténticas "mini-fortunas" (dependiendo de la marca) por operaciones que no llevan más de 1,5 / 2 horas de taller. Si estuviésemos hablando de piezas manufacturadas en carísimas e hipertecnológicas fábricas europeas, con personal europeo altamente especializado, con costes de producción muy altos, podría llegar a comprenderlo. Pero me temo que no es así. Estamos pagando piezas, me vais a perdonar la expresión, de mierda, fabricadas en cualquier país del tercer mundo, con una calidad más que dudosa, a precios de manufactura europea "de los buenos tiempos". Trasteando por las tripas de la GTS, cuando la compré, me encontré más piezas y elementos con una pegatina o una impresión de "Made in India" que otra cosa. No tengo nada en contra de la India, ni de los hindúes, me son totalmente indiferentes, pero sospecho que no cobran la hora de trabajo ni tienen la "motivación" que tenían aquellos europeos que fabricaban "cosas" hace un par de decenas de años y el resultado es el que es. Creo que los que saben leer entre líneas están comprendiendo lo que quiero decir. ¿Cuesta 5479,00 € más impuesto de matriculación, a día de hoy ( 23 de enero de 2017) una Vespa GTS 300 Súper?. Sí, según la web oficial de Vespa. ¿Lo vale realmente?. Pienso que no. No lo vale, para mi, por varias razones:
1) No es una 300. Es, simplemente, una 250 "rectificada" porque les pilló el toro del aumento de cilindrada de los escúteres coreanos y, simplemente, sobredimensionaron el 250. Así de simple.
2) Consecuencia de lo anterior, sus prestaciones, salvo el ligero aumento de par motor y por ende de un poco más de aceleración y recuperación, no están a la altura de lo que se esperaba de ella. Incluso "corre" un poco menos que la 250 al mantener- si no me equivoco- la misma relación de la transmisión secundaria y girar a 1000 r.p.m. menos...¡Haced cuentas!.
3) Con el pretexto del clasicismo, nos colaron (en 2008) un cuadro de instrumentos que suponía un paso atrás con respecto a la 250. Es decir, liquidaron los stocks que tenían de los cuadros de las GT. Eso sí, le añadieron unas ranuras muy bonitas en el cófano derecho.
4) Un hueco bajo el asiento en el que no cabía (2008) un casco mínimamente "decente".
5) Un coste, si haces más de 10000 km anuales, digno de una "moto" de media cilindrada...sin las prestaciones de esta, ¡claro!.
6) Aunque pueda parecer una tontería, no tiene ni un sencillo "warning" ( ya sabéis, que los cuatro intermitentes funcionen a la vez para poder indicar una avería o una detención por causas circunstanciales). Algunos se lo hemos añadido "a posteriori"...y no es de fabricación Piaggio-Vespa.
7) El aumento de cilindrada supuso un aumento en la temperatura general de funcionamiento del motor. Pero no han aumentado ni el flujo de la bomba de agua ni el volumen del radiador ( realmente son dos radiadores conectados).
8) Retiraron como opción el ABS que si podías elegir en la 250.
9) Aún con todo esto, subieron el precio con respecto a la 250 que dejaron de fabricar.
Podría seguir así un buen rato pero llega a cansarme incluso a mi.
Evidentemente no todo es malo. Es cómoda, "resultona" y, si tienes la suerte de que te toca una unidad "buena", no tendrás que ir solucionando muchos problemas a lo largo de su vida. Si además encuentras un taller que la entienda correctamente, hasta puede que estés tremendamente satisfecho de lo que has comprado.
A mi no me ha sucedido, desgraciadamente, eso.
A día de hoy, después de todo lo que se la ha cambiado, es prácticamente una GTS nueva. Ahora está en el taller esperando la llegada del inyector de combustible que se "murió" el pasado jueves día 19 (eso ha dicho el ordenador al que la han conectado. Espero que no tenga nada que ver con la famosa avería de la culata...sigo con esa obsesión). Aprovechando la circunstancia, he pedido que le hagan una revisión a fondo y, cómo ya se estaba acercando el momento, cambio de aceite y líquido refrigerante. Una vez que me la entreguen, la limpiaré a conciencia, la volveré a revisar yo y la PONDRÉ A LA VENTA.
Sí, la vendo. Puede que me equivocase y vendiese la Vespa que no debía vender, la DN. Igual tenía que haber vendido la GTS. No lo sé. Ahora ya está hecho y no hay marcha atrás.
El caso es que ahora tiene casi todo nuevo excepto la instalación eléctrica y la "carrocería": medio motor (culata-árbol de levas- válvulas, muelles y balancines todavía con casi un año de garantía), embrague nuevo, correa nueva, rodillos del variador nuevos, bomba de agua completa con más de una año de garantía, igual que la pinza de freno trasera. Amortiguador delantero nuevo, Neumáticos al 85% de uso (Pirelli Diablo), desarrollo secundario Malossi largo (menos revoluciones para la misma velocidad y entrego el original prácticamente sin uso), filtro de aire Malossi, escape Turbokit homologado (tengo también el original) parabrisas original con deflector regulable Puig, dos tomas de corriente USB resistentes al agua, portabultos trasero (tengo el asa cromada original en perfecto estado), "warning", cromados impecables, estriberas del pasajero nuevas, dos bolsas Givi impecables y perfectas para viajar, líquidos cambiados e ITV hasta 2018. Jaajaja!!!, no parece que la esté vendiendo, ¿verdad?. Sí, tristemente, aún con todos los defectillos que ha tenido, la estoy vendiendo. Ahora va a quedar perfecta y puede ser tuya por 2300,00€.
Sé que es romper el último hilo que me une al Vespismo: he vendido la DN, he dejado de ser el socio fundador nº 001 del Vespa Club de Galicia que fundé (junto con otras cinco personas) y del que fui primer Presidente y ahora pongo en venta la GTS.
Me he quemado con muchas cosas relacionadas con el Vespismo. Igual lo entendí, o lo entiendo, de una forma un poco peculiar, que no tiene que coincidir, necesariamente, con la idea que tienen otros. La Vespa me ha dado mucho, muchísimo, a lo largo de unas cuantas décadas. Le debo tanto, aunque parezca mentira, en lo personal que a veces ni yo mismo creo que sea cierto el paso que estoy dando. Lo lamentable es que me ha dado más fuera de mi entorno ( no me refiero a mi familia ni a mis dos o tres amigos) que en él. Y eso me ha quemado mucho. A muchos amigos, pienso especialmente en mis grandes hermanos sardos Filippo y Marcello (los dos primeros "extranjeros" que conocí en mi primer Eurovespa en Lisboa en 2004) y en Miguel, mi gran compañero de viajes y aventuras, en Rubén y Sonia, en Jerónimo y en muchos más que no puedo citar por espacio en el blog, les va a costar entenderlo. He llegado a tomar esta decisión meditadamente y después de entender que esto no es lo que yo esperaba del Vespismo.  A las Vespas las he, las sigo y las seguiré amando, pero toca cambio.
No sé que compraré o si podré comprar ( depende evidentemente de si consigo vender la GTS...), pero no será ningún escúter.
Es una serie de sentimientos encontrados: quiero quedarme pero necesito irme.
Si la operación de venta de la GTS y la compra de la nueva montura culminan con éxito, esta será la penúltima entrada de este blog. 10 Pulgadas ya no tendrá sentido. Si no soy capaz de venderla, me quedaré con ella hasta que ella o yo aguantemos. Ya veremos el desenlace de todo esto.
Saludos y un fuerte abrazo a vosotros, mis pocos y fieles lectores.
10 Pulgadas
P.D. He modificado el precio de venta ( de 2200,00 € a 2400,00 porque faltaba por saber el coste de la sustitución del inyector de combustible. Perdón por no haber avisado de esa "incidencia").
P.D. 2. ¡He rebajado 100,00 € a ver si la gente se anima!
P.D. 3. ¡Nada!, ni con rebajas se anima la gente. Quedan 9 días para que se cumpla el tiempo que me dado para venderla: 1 mes.
P.D. 4. No ha habido manera. Un montón de visitas pero ninguna oferta en serio. Por ahora se queda en casa...Próximo destino, si Dios o la Justicia no lo impiden, el Iberovespa en el mes de Junio en S. Pedro de Nos (Portugal).
Salud!!!


4 comentarios:

  1. Muy buena explicación de tus sentimientos escritos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ordiaaa, ha desaparecido lo que te escribí.
    No lo repito, pero decía que duele leerte. Tantas intensas vivencias en el vespismo y ahora, cuanta intensidad nostálgica en la "despedida"
    Uffff
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eduardo. Por suerte he conocido a mucha gente cómo tú, Kiko, Miguel, coke, Gianfranco, amigos que conservo por media Europa y toda España...pero también hay mucha parte negativa. Aparte de lo escrito sobre el "fiasco" de esta GTS, también esa parte "negativa" del Vespismo está influyendo en esta amarga decisión. Un abrazo muy fuerte y muchas gracias!!!

      Eliminar