domingo, 1 de febrero de 2015

EUROVESPA 2009 - ZELL AM SEE (AUSTRIA)
PRÓLOGO
Hay viajes que los recuerdas con cariño, con emoción, con alegría... y otros de los que el recuerdo no es tan agradable.
El viaje de 2004 al Eurovespa de Lisboa lo guardaré siempre en la memoria como el del renacer en muchos aspectos. Hace tiempo que tengo la sensación de que algo o alguien vela por mí y en aquel 2004 además de velar, decidió que hacía tiempo que no tenía una buena temporada y me regaló una experiencia inolvidable. Fue la experiencia que me hizo comprender, de una vez por todas, que era yo el que realmente debería llevar los mandos de mi vida. Aquel viaje fue una bofetada a mi conciencia. No voy a contar nada nuevo sobre aquel viaje que no hubiese contado ya. Solamente siento no recordar más detalles del mismo.
Todo lo que ha venido después ya es conocido por los diferentes relatos que he ido, con mayor o menor gracia, escribiendo.
En 2005, en aquel maravilloso viaje en solitario recorriendo media Europa hacia Austria, tuve mucho tiempo para pensar. Tuve todo el tiempo y las condiciones perfectas para aclarar la cabeza, para colocar las cosas en su sitio y darles la importancia que realmente tienen. En estos dos viajes se dio una circunstancia importante: yo decidía, por primera vez en años, hacia donde iba, como iba y cuando iba. En 2004 yo decidí mi viaje, al igual que en 2005, 2006 y casi en 2007. Lamentablemente en 2009 no fue del todo así.
Qué pena lo del Eurovespa 2008 en Sicilia. Un gasto inesperado en casa me impidió asistir. ¡Lo primero es lo primero!.
Claro, después de un 2008 sin saborear las mieles del viaje ( descontando el Iberovespa en Setúbal...¡del que no tengo las más mínimas ganas de hablar o escribir!), las ganas de ponerme de nuevo en marcha eran, como se comprenderá, enormes. Fueron muchos meses de ilusión sabiendo lo que me iba a encontrar, lo que iba a vivir. Al final no fue tan del agrado como yo esperaba. En medio de este proceso me tuve que deshacer de mi bien querida y fiel compañera de aventuras. La pobre PX había rendido el alma, muy dignamente, a la vuelta del Iberovespa de Setúbal y aunque reparada, no quería castigarla más con esas maratonianas jornadas de rodar por esas carreteras de Dios. Sospecho que será difícil tener otra compañera mecánica como ésta que, además de llevarme, supo acompañarme. Sirva esto como justo homenaje.
¡Adiós compañera!
 Lógicamente tuve que sustituirla. La recién llegada, una negra y brillante GTS 300, tenía una dura y difícil tarea por delante que cumplió y sigue cumpliendo a la perfección.

¡Bienvenida!
 No me extiendo más.Solamente decir, por último, que la fecha de publicación de este relato no es casual. Hoy, 1 de Febrero de 2015, se cumplen 120 años del nacimiento de Corrado d'Ascanio, el padre y diseñador de la Vespa. Sirva esto como recuerdo a su memoria. A continuación podréis leer sobre aquel viaje que, por haber querido que fuese perfecto, no salió todo lo bien que tenía que haber salido. En fin...



EUROVESPA 2009. UN VIAJE EXTRAÑO.
Hacía dos años que las hojas del calendario se empeñaban en caer como a cámara lenta, como si intentasen retrasar o evitar la inevitable llegada del día en que partiría, de nuevo, a la aventura anual, al reencuentro con mis locos amigos con sus locos cacharros, al Eurovespa (aunque ya no es el nombre oficial todos, o casi todos seguimos llamándolo así).
Motivos básicamente económicos me impidieron estar el año pasado en Cefalú (Sicilia), rabiando, eso si, por no poder ver Segesta, Siracusa o Agrigento. 
Como tenía mucho tiempo por delante y ya se rumoreaba en donde se celebraría, comencé la planificación con mucha calma, intentando aplicar la experiencia y los conocimientos adquiridos en los viajes anteriores para no dejar nada o casi nada al azar (¡finalmente te das cuenta de que, casi siempre, el azar es mucho más poderoso que la mejor planificación!).
Barajé unas cuantas posibles configuraciones o combinaciones para el viaje: todo por carretera, mixto carretera-barco, furgoneta-barco (por si acuciaba el tiempo). Finalmente ganó la opción ya utilizada otros años: por carretera hasta Barcelona, vía Soria, de Barcelona a Livorno en barco y de Livorno a Zell am See por carretera.
Después de unos cuantos Eurovespas uno piensa que ya no revolotearán mariposas en el estomago el día antes de partir, pero no es así. Es casi como la primera vez, si no peor ya que el desconocimiento de la primera vez elimina la percepción de muchos de los riesgos. Este año contaba con el agravante de llevar Vespa nueva, todavía no probada en rutas largas. Aunque uno piense que una Vespa con tecnología moderna debería dar un mejor resultado en carretera que una clásica siempre queda la duda de si todos esos nuevos elementos mecánicos y electrónicos no serán una fuente de problemas . Al final la GTS 300, “Toscanina”, se comportó como se esperaba y algo más: cómoda, muy cómoda, con buena velocidad punta, buena aceleración, consumos moderados, etc. (recuerda que se habla de Vespas...)
La climatología ayudó bien poco y jugó alguna que otra mala pasada, brindándome casi todo su elenco de especialidades: lluvia, viento, lluvia y viento, mucho calor y hasta un amago de nevada en Austria, amén de una pertinaz niebla en buena parte del tramo austriaco de ida. 


1ª JORNADA. 8 DE JUNIO DE 2009. VIGO-SORIA
De la experiencia de años anteriores esperas que esta etapa sea cómoda y rápida, aunque aburrida, casi un mero trámite, pero este año el viento se alió con la lluvia, o la lluvia con el viento y, hasta pasado Puebla de Sanabria, no quiso el líquido elemento dar tregua. De Puebla de Sanabria en adelante el viento fuerte y racheado me acompañó hasta Soria. Aún así se hizo de manera más o menos rápida y a las 19:40 enfilaba, con el resto del grupo, hacia el hotel. Una cena a base de pinchos, unas cañas y a dormir que mañana será otro día.

2ª JORNADA. 9 DE JUNIO DE 2009. SORIA-BARCELONA
Introduciendo una variación con respecto a años anteriores, el grupo con el que iba optó por tomar la autopista entre Zaragoza y Lérida para evitar la interminable pesadilla de los camiones en la N-II. Fue una decisión acertada. Pasado Lérida conexión con la A-2 y, al continuar con dos carriles, la marcha sigue siendo fluida aunque tampoco se observa la misma densidad de camiones que otros años. A partir del área de servicio de la Curullada se nos une Pere que salió desde Sabadell a esperarnos y, así hacer juntos la entrada en Barcelona. 
Llegada a Barcelona sobre las 18:00 con tiempo más que suficiente para reunir a todo el grupo, ahora ya formado por Jerónimo, Juan, Manuel, Alejandro, Ginés, Álvaro, Pere, Xurxo y yo mismo, comprar los billetes e irnos a callejear por Barcelona. La tentativa de llegar hasta la Sagrada Familia se vio frustrada. Vamos hacia Miramar, tomamos algo y de vuelta paramos en la Rambla otro ratito a tomarnos unas cañas.
Haciendo tiempo en Barcelona
 Sobre las 21:00 nos vamos al puerto.
Esperando el embarque en Barcelona
Embarcamos, nos aseamos, cenamos y a dormir mecidos por las olas.


3ª JORNADA. 10 DE JUNIO DE 2009. BARCELONA-LIVORNO-FLORENCIA
Estamos en medio del Mediterráneo
, otra vez y van... Otra jornada de barco tediosa y monótona que no voy a relatar.
Aprovechando el tiempo en el barco
 Duermes, comes, tomas el sol y así una y otra vez hasta que a las 19:15 (¡con 15 minutos de adelanto!) llegamos al puerto de Livorno. Cambio de planes sobre el programa original. En vez de ir a dormir a Pistoia el grupo decide ir a Florencia. Vale, no eran mis planes pero los sigo. Al desembarcar, el X9 de Jerónimo no quiere arrancar.
¡Procura no quedarte sin batería en un escúter moderno!
 Allá como se puede y, gracias a los cables cedidos por un camionero, arranca y salimos echando chispas hacia Florencia. Otra vez Viale dei Mille nº 11. Volvemos a cenar al sitio de siempre. Avisamos a “Baffo” (Luigi Badia, consejero del Vespa Club de Florencia) de que estamos allí y al poco rato se presenta cargado de regalos. Nosotros le regalamos un libro sobre la batalla de Rande. Brindamos con una botella de chianti a la vez que damos buena cuenta de la pasta y de las pizzas que nos ponen sobre la mesa. Al terminar la cena vamos al punto de encuentro del Vespa Club de Florencia a relajar el espíritu.
Terminando la jornada en el local del V.C. de Florencia
 A dormir que mañana la jornada será dura, muy dura.

4º JORNADA. 11 DE JUNIO DE 2009. FLORENCIA-ZELL AM SEE
Jornada larga y dura. Salimos sobre las 08:30, tempranito para intentar evitar el tráfico matinal de Florencia. Vamos por autopista con dirección Bolonia. La abandonamos al llegar, más o menos a la altura de Conegliano. Cerca de 300 km aburridos, muy aburridos.

¡Por fin dejamos la autopista!
 A partir de aquí tomamos la carretera general (SS51) entrando en la zona prealpina con unas estupendas carreteras de montaña, plagadas de imágenes propias de una postal.
¡Comienza el espectáculo alpino!
 Destacan, en toda esta zona y hasta casi la entrada en Austria, la gran cantidad de cementerios militares y monumentos dedicados a los caídos, básicamente austro-húngaros e italianos, entre los años 1915 y 1918, en las durísimas e inútiles (¡cómo todas!) batallas que se desarrollaron en esta hermosa tierra durante la 1ª Guerra Mundial. Finalmente, Italia, recuperó esta parte de su territorio, a un coste absurdamente altísimo de vidas, pudiendo leerse, aún hoy, los nombres de las poblaciones en italiano y en alemán. Al llegar a la frontera, entre Prato alla Drava (I) y Arnbach (A) parada obligada para la foto y “pinchazo” (al final no fue tal...) de Manuel.
¡Más feliz que un ocho entrando en Austria otra vez!
 Como el tema del cambio de rueda se estaba alargando un poco y teníamos que recoger las llaves de las reservas del hotel antes de las 20:30, decido marchar en avanzada junto a Jerónimo.
¡Avería en la frontera!. Al final quedó, solamente, en un susto
 Enfilamos a buena marcha hacia Lienz y a partir de aquí comienza la subida hacia el Felbertauerntunnel (8 euritos de peaje). Ya durante la subida nos empieza a rodear una densa niebla, baja la temperatura una barbaridad y comienza a llover. El túnel, de más de 5 km de longitud representa un “refugio” temporal contra el frío y la humedad pero al salir de él...el infierno!!!. Más lluvia, frío, curvas de las apretar los dientes, por supuesto empapadas, casi heladas. Da la sensación de que no avanzas, no pasan los km, curvas, más curvas, frío, vas empapado y aterido. El frío alpino y la humedad se te meten por los recovecos de la ropa, por buena que sea y al cabo de un rato te encuentras tiritando ( aunque realmente creo que no iba adecuadamente abrigado aquel día...) . A los 20 minutos de bajar la situación empieza a mejorar algo. Conforme te acercas al valle la temperatura se hace más agradable, deja de llover, la carretera se va secando y tu ánimo se caldea un poco. Llegamos al hotel a las 20:25. Allí nos esperaba otro miembro de la expedición. Alfredo, un gallego de Vilagarcía de Arousa que vive, desde hace muchos años, en Alemania y que había llegado el mismo día rodando con su Vespa Cosa. Gracias a él no hemos tenido problemas de comunicación durante toda nuestra estancia allí. Recogemos las llaves, nos ponemos una hora de cháchara y aparece el resto del grupo. Al poco se unen a nosotros Goyo, de Talavera de la Reina y Pascual, de Zaragoza. Ya estamos todos. Alboroto para distribuir las habitaciones, bolsas y mochilas atascadas por las escaleras y pasillos y finalmente nos encontramos cansados, pero felices, sentados en el comedor del hotel engullendo unos sabrosos platos típicos, como no, con unas buenas jarras de cerveza.
Reponiendo fuerzas después de un durísimo día
Nos acercamos hasta el centro de Zell para catar el ambiente pero, como buen país centroeuropeo, a partir de las 12 de la noche no hay un alma por la calle...A dormir.

5ª JORNADA. 12 DE JUNIO DE 2009. ZELL AM SEE-SALZBURGO
Creo que este ha sido el día que más tarde nos hemos levantado. Hemos desayunado y a las 09:30 estábamos camino del Vespa Village para acabar de formalizar la inscripción. Llegamos a la carpa de la organización, nos dieron las bolsas con los recuerdos (chapa, camiseta, folletos…) dimos una vuelta por el Village y nos fuimos al hotel a dejar las bolsas y salir hacia Salzburgo.

¡Salzburgo!
 La ruta hacia la ciudad de la sal fue tranquila, por una bonita carretera sin complicaciones. Foto típica con el letrero de entrada a la ciudad, búsqueda de aparcamiento y como buenos caballeros ayudamos a una salzburguesa a arrancar su escúter coreano. Alguno pasó una cierta dificultad para quitar aquella bujía y poner una nueva pero, finalmente y para alegría de la moza, el plástico arrancó.
¡Qué feliz se quedó la moza con su bujía nueva!
Nos damos un paseo largo y relajado por la ciudad. A mediodía nos detenemos a comer salchichas y cerveza en un puesto callejero. Nos encontramos, como no, con una excursión española con la que nos hacemos unas fotos y paliqueamos un ratillo. Continuamos el paseo y, sobre las 16:30 nos vamos con dirección Alemania.
¿A dónde no llegas con una Vespa?
 Salimos de Salzburgo por la B1 y a los pocos kilómetros nos encontramos con la frontera alemana. Fotos de rigor y aquí se hace evidente un problema con el tambor trasero de la Vespa de Álvaro. Sin herramientas adecuadas no es posible apretar adecuadamente el mismo. Se hace un apriete de emergencia y tiramos hacia Zell. Paramos, antes en Bad Reichenhall, con la intención de tomar algo en Alemania, pero nuestro gozo en un pozo. Hasta las 17:30 todo cerrado. Hacemos algunas fotos y tiramos hacia Austria nuevamente.
Regresando de Salzburgo a Zell
 Decididamente estas carreteras son espectaculares por el paisaje, por el trazado y magníficas por su estado. Llegamos a Zell. Algunos nos vamos al hotel a descansar y Xurxo y Álvaro a comprar un tambor nuevo de freno para la Vespa de este último.
La Vespa de Álvaro esperando un nuevo tambor trasero
 Volvemos, después del descanso, al Village.
¿Querría volverse a Cartagena en ella?
 Vemos la exposición de Vespas montada en el centro Ferry Porsche, los puestos de venta del Village.
Parte de la exposición 
 Andamos a nuestro aire hasta la hora de la cena.
¡Pascual también montó su puesto en el Village!
Cenamos en el hotel y volvemos a Zell a tomarnos unas cañitas y echar unas risas. A la vuelta al hotel…de nuevo lluvia!!!.

6ª JORNADA. 13 DE JUNIO DE 2009. ZELL AM SEE
Hoy es el día grande del Eurovespa. Después de desayunar en el hotel marcho, acompañado de Alfredo, a hacer las compras de rigor para la familia. A las 13:30 concentración de todos los participantes en la explanada de acceso al aeródromo local para el desfile.

Esperando el arranque del desfile
No quiero hurgar más en la herida pero fue, con diferencia, el peor desfile de Eurovespa que he visto y, en este caso, sufrido. En esto estamos todos de acuerdo. Corto, mal organizado, sin señalizar desvios ni cruces, etc. Espero y no quiero detallar más, que los organizadores de las próximas ediciones tomen buena nota (atentos portugueses). Una vez finalizado ( sin avisar y en medio de la explanada de un hipermercado...) el desastroso desfile nos fuimos a comer que bien merecido lo teníamos. Comimos con calma, hicimos sobremesa y a descansar un poquillo al hotel o a pasear hasta las 19:00 en que nos encontraríamos de nuevo para salir hacia el lugar de la cena.
Entrando a la cena de "gala"
 Ésta, la cena, fue el segundo fiasco de este Eurovespa. Cinco mil (5000) personas, según datos de participación de la organización, no pueden estar dando vueltas por la pista de un polideportivo intentando alcanzar un buffet. Un caos.
¡Empezaba a gestarse el caos de la cena!
 Las mesas sin asignar (en Turín 2006 se hizo y salió perfecto), los grupos grandes intentando, a empujones, colocar a todos sus miembros en mesas contiguas. En fin, fue un espectáculo bochornoso que culminó con el intento, por parte de los organizadores, de cobrar las botellas de agua extra que se consumiesen (la dotación de una mesa de 12 comensales era de 2 botellas de vino y 2 de agua de ½ litro cada una). Además, a 4,80€ la botella de ½ litro nos pareció a los cinco mil (5000) asistentes un atraco a mano armada. Se organizó un amago de motín, incluso, con el abandono de la sala por parte de algunos clubes italianos. A punto estuvimos nosotros y otros muchos, de hacerlo, hasta que la organización rectificó con lo de cobrar el agua. Se calmaron los ánimos, comenzamos a cenar (la verdad es que las viandas estaban muy bien preparadas y en cantidad más que suficiente). Entre la calidad de la comida y la cantante del conjunto que amenizaba la cena (alguno gastó media tarjeta de memoria buscando el perfil bueno de la moza…), más las ocurrencias de Pascual con aquellas dos parejas de británicos que tuvieron la suerte de compartir mesa con nosotros, se nos pasaron un par de horas agradables.
Los británicos que compartieron nuestra mesa ¡felices y contentos!
 Terminamos de cenar, salimos a la explanada y Pascual nos deleitó con una soberbia demostración de habilidad sobre su sidecar. Vámonos de cervezas. Cada uno volvió como pudo y cuando pudo al hotel. Esta parte pertenece al ámbito de lo privado de cada uno…

7ª JORNADA. 14 DE JUNIO DE 2009. ZELL AM SEE-VENECIA
Al día siguiente, con alguno ligeramente resacoso, toca diana y a cargar la burra otra vez. Salimos todos juntos hacia Mittersill por la 168. Aquí se separaba de nosotros Alfredo que giraba hacia el Norte en dirección a Alemania. ¡Gracias por tu ayuda estos días Alfredo!, nos veremos en verano.

¡Hasta la próxima Alfredo!
 Pascual (qué grande!!!) que iba hacia el lago di Garda y después hacia Zaragoza, con su sidecar. El resto continuamos hacia el Felbertauerntunnel (el de los 8€ de peaje) por la 108.
El Felbertauerntunnel
 En la subida hacia el túnel, a Alejandro se le cae la cámara de fotos y su tarjeta de memoria salió disparada. Unos cuantos cientos de fotos quedarán por la eternidad perdidas en las nieves de los Alpes.
Pasando por el Tirol
 En la bajada a la Vespa de Manuel se le avería el selector del cambio y tiene que hacer todo el camino, hasta Venecia, con unas marchas de lo más saltarinas. Continuamos por la 108 hasta Lienz, la E-66 / 100 hasta la frontera con Italia (deshaciendo el camino de ida) y paramos a comer en Versciaco. Llegamos a Mestre-Venecia sin más novedad. Nos repartimos entre dos hoteles y nos vamos, en autobús, a ver la Plaza de San Marcos, el Campanille, el Gran Canal, el puente de Rialto, etc. Regresamos para cenar cercal del hotel. A dormir.

8ª JORNADA. 15 DE JUNIO DE 2009. VENECIA-BOLONIA-PISA-PONTEDERA-LIVORNO
Salimos, como siempre, temprano. Manuel con su Vespa en una furgoneta, acompañado de Jerónimo escoltándolo con el X9. Como hasta las 22:00 no tenemos que embarcar, disponemos de casi todo el día para hacer unos 350 km. Hasta Bolonia rodamos sin problema. Paramos a comer en la ciudad de Ducati, foto en la fachada de la fábrica, en Borgo Panigale y despedida de Goyo que gira hacia el NO con dirección Maranello y, después, Génova (su barco salía el Martes).

Foto casi obligada en Borgo Panigale

El resto nos adentramos en los Apeninos para intentar llegar a Pistoia y de ahí a Pontedera y Pisa. Este tramo, por la S64 discurrió sin grandes problemas hasta Porretta Terme. A partir de ahí la carretera se empieza a revirar, a retorcer sobre si misma…el caballete de la GTS echó chispas dos o tres veces. Al llegar a Pistoia decidimos, aconsejados por unos lugareños, tomar la autopista A11 hasta Migliarino y de ahí por la S1 hasta Pisa. Descanso y frenesí fotográfico en la Piazza dei Miracoli con la Torre, el Duomo, el Baptisterio…Salimos hacia la última visita del día y, prácticamente del viaje, Pontedera. Llegamos rapidito, es poca distancia por la FI.PI.LI.

Esta chica tenía que conocer sus orígenes y a sus antepasadas
 Nos hacemos las fotos obligadas en la entrada del Museo Piaggio (era lunes y estaba cerrado, claro) y de la fábrica y nos vamos hacia Livorno para canjear los billetes y embarcar.
Pontedera, entrada de la factoría Piaggio
Esto ya no da más de sí. El barco zarpa a las 23:30. Llevamos una excursión de un colegio catalán pero caen rendidos bien pronto, como nosotros y no hacen demasiado jaleo.
 
9ª JORNADA. 16 DE JUNIO DE 2009. LIVORNO-BARCELONA-ALFAJARÍN
Al igual que todas las jornadas de navegación no tiene mucho que reseñar salvo el balanceo, incómodamente persistente, del barco desde mediodía a media tarde que obligó a más de uno a echar mano de la pastilla mágica. Llegamos a Barcelona a las 20:00. Desembarcamos, nos despedimos de Manuel, que lo viene a recoger su hijo con el remolque, de Jerónimo que se va hacia Cartagena y de Pere que en 20 minutos estará en su casa. El grupo gallego se parte en dos prácticamente al finalizar la Ronda Litoral. Nos reunimos en Alfajarín y buscamos un hotel en donde pernoctar y descansar para, al día siguiente, atacar la jornada más larga de todo el viaje.

10ª JORNADA. 17 DE JUNIO DE 2009. ALFAJARÍN-VIGO
Yo personalmente pasé una noche horrible, con un cólico nefrítico que no me dejó pegar ojo hasta las 04:15. A las 05:30 toca diana y el que suscribe consiguió llegar arrastrándose hasta la pobre Toscanina. Decido, dado mi calamitoso estado, tirar yo solo por autopista con la finalidad de estar el menor número de horas conduciendo. Al final, pasado Borja, salgo de la autopista y vuelvo a reunirme con el grupo, casi por azar pasado Tarazona. Continuamos hasta Aranda de Duero en donde nuestro buen amigo Javier (alias Pontedera) nos agasajó, a los que quisimos quedarnos, con unos pinchos, un vino y su hospitalidad. Gracias Javier.

En Aranda de Duero con Javier "Pontedera" (2º por la derecha)
 Salimos como alma que persigue el diablo olfateando cada vez más cerca el Atlántico…Desde Aranda el grupo vuelve a fragmentarse. A partir de aquí la ruta ya es más que conocida, motivo por el cual y sumado el cansancio de tantos días, se hace interminable. Algunos se quedaron a comer por el camino pero yo opté por rodar solo y a las 18:00 entraba en Vigo después de 797 km recorridos ese día y 4050 km desde el día de la partida.
¡Se acabó por este año!
 
El año que viene…Fátima (Portugal) 1, 2, 3 y 4 de Julio.
Lo del Viaje Extraño del título igual lo explico algún día pero, en principio para mí, fue así: extraño. He sacado algunas conclusiones de este viaje. De todas ellas la que creo primordial es que no me encuentro cómodo viajando con mucha gente. Prefiero viajar solo o con un par de amigos nada más. Los grupos grandes y heterogéneos suelen ser propicios para situaciones no del todo "agradables". De todas formas lo pasado pasado está.

Al igual que en otras ocasiones, aquí he utilizado algunas fotografías de mis compañeros de viaje ( ...¡hay más de 2100 fotografías de este viaje!). Gracias.
Dedicado a la memoria de Jordi Balart.

No hay comentarios:

Publicar un comentario